DestacadoMundo

Hoy es Día Mundial del Niño Prematuro: cuidados y factores de riesgo

AGENCIAS.- Desde 2011, el 17 de noviembre de cada año se conmemora el Día Mundial del Niño Prematuro, fecha con la que se busca crear conciencia sobre los desafíos de esta problemática de salud pública, principal causa de muerte en menores de cinco años a nivel global.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que cada año nacen en el mundo 15 millones de bebés prematuros (antes de que se cumplan las 37 semanas de gestación), es decir, uno de cada diez nacimientos.

De acuerdo con el organismo internacional, alrededor de un millón de niños prematuros mueren cada año debido a complicaciones en el parto y muchos de los que sobreviven sufren algún tipo de discapacidad de por vida, por lo general relacionada con el aprendizaje, problemas visuales y auditivos.

 

Ricardo León Sánchez Consuegra, neonatólogo del Instituto Nacional de Perinatología habló sobre los riesgos de la prematuridad y los cuidados que deben tener los padres con los bebés nacidos antes de término.

Primeramente, León Sánchez aclaró que los bebes prematuros se dividen en subcategorías según su edad gestacional: prematuros extremos (menos de 28 semanas), muy prematuros (28 a 32 semanas) y prematuros moderados a tardíos (32 a 37 semanas).

El especialista dijo que debido a la inmadurez de sus órganos, los bebés prematuros presentan “mayor tendencia a dificultad respiratoria, a hemorragia cerebral por fragilidad de los vasos sanguíneos, a infecciones, a pérdida de calor por su piel fina y a tener bajo peso”.

También señaló que algunos de los factores de riesgo de la prematuridad van desde una mala alimentación de la embarazada, infecciones asociadas al embarazo (como infección de orina), enfermedades crónicas como lupus eritematoso o hipotiroidismo, hasta una caída o un inadecuado control de la glicemia.

“Por eso la persona gestante debe asistir a sus controles prenatales, mínimo cuatro, donde le harán no solo la revisión física, sino que le solicitarán estudios para descartar cosas como presencia de toxoplasma, sífilis o riesgo de incompatibilidad, retardo en el crecimiento intrauterino, entre otras”, agregó.

 
Cuidados

Respecto a los cuidados que deben tener los padres con un bebé prematuro, el médico Ricardo León asegura que lo más importante es “darle mucho amor”, por eso recomienda el denominado ‘Plan Canguro’, de cuya implementación Colombia es pionera.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) precisa que el también llamado método ‘Madre Canguro’ se basa en el contacto piel con piel entre madre y bebé, y se ha demostrado que es una de las prácticas más efectivas para salvar a recién nacidos en riesgo.

El neonatólogo explica que la posición canguro brinda calor, lactancia exclusiva y estimulación afectiva, factores que favorecen el desarrollo del sistema inmune. Igualmente recomienda “hablarles y cantarles”.

También resaltó que es fundamental cuidar su esquema de vacunación, vigilar el sueño, presencia de apneas, peso y talla, así como verificar deposiciones y diuresis.

Ascon añade a la lista que se debe proteger a los bebés de bajas temperaturas, evitar compartir biberones, juguetes y otros utensilios con otros bebés u otros miembros de la familia, ventilar adecuadamente el lugar donde permanece el neonato y mantener el ambiente libre de humo.

La prematuridad afecta crecimiento y desarrollo

El especialista sostuvo que “nacer prematuro es no tener desarrollados todos los sistemas corporales”, por lo que “definitivamente sí” afecta el desarrollo, el crecimiento y el pronóstico del futuro de esta población.

“Dependiendo de las patologías de cada bebé y de las semanas de prematuros, se corre mucho riesgo de lesionar cerebro, pulmones, intestino, requerir transfusiones y si el bebé es de los afortunados que requirieron pocas intervenciones aun así amerita seguimiento”, indicó.

Afirmó que dos enfermedades que afectan mucho a estos pequeños son la retinopatía, que los puede dejar ciegos, y la displasia broncopulmonar, que los hace requerir oxígeno por mucho tiempo.

 
La historia de Reinaldo

Hace 10 años, Patricia González Sanjuanelo sufrió las dificultades de un parto prematuro y durante varios años tuvo que tener unos cuidados especiales con su hijo Reinaldo, nacido a las 32 semanas de gestación.

“Fui a dar a UCI por preeclampsia y síndrome de hellp. Yo tenía riesgos de presentar fallas cardiacas, hepáticas o renales”, contó la barranquillera de 46 años a este medio.

Relató que Reinaldo nació con hernia inguinal, que según los médicos fue causada por la prematuridad. Además, para ayudar a la maduración de los pulmones de su bebé, la inyectaron dos veces en el parto. A partir de entonces, lo tuvo que llevar a controles médicos cada 15 días por varios años.

“A los dos meses y medio de nacido fue operado de la hernia y en los primeros cinco años tuvo problemas de alergias y rinitis; su sistema inmune estaba debilitado”, expresó.

Detalló que “el pediatra y neonatólogo me recomendaron que no llevara al niño a lugares donde estuvieran muchas personas como los centros comerciales, que no lo sacara mucho a la calle. Me decían que si yo lo cuidaba él iba a crear sus anticuerpos y no sería un niño enfermizo, sino uno fuerte”.

Cuando Reinaldo cumplió 2 años y medio de edad, Patricia decidió ingresarlo a un colegio, pero al poco tiempo tuvo que sacarlo porque se enfermaba con frecuencia.

“Sus defensas no eran muy buenas. A él le daba mucha gripa y fiebre, así que no lo mandé más”, puntualizó.

Ahora, 10 años después, Reinaldo goza de una buena salud, pues gracias a los permanentes controles médicos que tuvo durante sus primeros años de vida, logró sobreponerse a las secuelas de la prematuridad.

Mostrar más
Botón volver arriba