ÚLTIMAS NOTICIAS
Home / Destacado / ¡Reforma eléctrica: Se vuela la barda!

¡Reforma eléctrica: Se vuela la barda!

Un jonrón para todos los mexicanos que traerá muchos beneficios al equipo

 

Para el gobierno federal, la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica tiene como principal objetivo dar un nuevo impulso a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), además de promover un mercado equitativo que beneficie al país y garantice la seguridad energética.

A continuación presentamos ambas posiciones en los puntos más importantes de la reforma a la Ley de la Industria Eléctrica que se procesa en el Poder Legislativo.

La reforma a la Ley de la Industria Eléctrica (LIE) tiene como principal objetivo dar un nuevo impulso a la Comisión Federal de Electricidad.

Según el gobierno federal, la normatividad vigente la ha puesto en riesgo y ha sido obligada a hacerse a un lado en el mercado, al mismo tiempo que debe comprar energía a los generadores privados.

Esto le ha generado un daño económico de por más de 412 mil 410 millones de pesos.

Con los cambios a la Ley, se espera que la empresa logre recuperar su preponderancia en el mercado de alto consumo, despache su energía antes que los privados, reduzca su compra a privados y minimice sus pérdidas.

Una de las sinergias que pretenden concretar es con Petróleos Mexicanos para adquirir combustibles a precios preferenciales.

La aprobación de la reforma a la LIE permitirá que el mercado regrese a un esquema monopólico, donde la CFE contará con todas las ventajas por sobre los generadores privados.

Los cambios que comenzaron desde el inicio de esta administración, con la cancelación de las subastas de largo plazo, han provocado una fuerte incertidumbre, lo que ha detenido la llegada de nuevas inversiones para el desarrollo de proyectos principalmente con energía renovables.

El gobierno federal busca que la infraestructura de generación con la que ya cuenta el país sea aprovechada y despachada de manera preferente.

Por ello, en primer lugar, será enviada la electricidad producida con las hidroeléctricas, esto con un sentido social y de protección civil, pues tiene como objetivo un manejo eficiente de los volúmenes de agua para evitar desastres.

En segundo lugar, se despacharán el resto de las centrales de la Comisión Federal de Electricidad, tales como: la nuclear, geotérmicas, ciclos combinados (que usan gas), termoeléctricas, entre otras, para que pueda recobrar su preponderancia y deje de “subsidiar” la generación de compañías privadas, por lo que las plantas de estos quedarán al final.

El gobierno asegura que la ley permitirá superar la relegación intencionada de las centrales de la Comisión Federal de Electricidad, asegurando su despacho de manera prioritaria.

La ley actual obliga a la Comisión Federal de ElectricIdad a comprar energía a los productores privados, principalmente de los proyectos de las subastas, lo que ha generado un impacto en sus finanzas.

De continuar, aseguran que se pondría en riesgo la continuidad del sistema eléctrico, pues la energía de los privados es principalmente intermitente.

Con esto, se evitará que la empresa compre electricidad en el mercado mayorista, el cual es especulativo y más caro.

La compra a privados sólo garantizaba la rentabilidad de sus inversiones en detrimento de la CFE, en el cambio, la empresa se enfocará en el aumento de su capacidad, pues planea inversiones por 201 mil 501 millones de pesos. Prioritario.

La reforma también contempla la eliminación de los contratos de autoabasto, los cuales tenían como objetivo inicial, el que particulares pudiesen llevar a cabo actividades de generación, siempre y cuando esta energía fuera destinada en exclusiva a su propio consumo.

Sin embargo, las autoridades aseguran que se han detectado irregularidades y fraudes a la Ley, principalmente después de la aprobación de la reforma de 2013.

Con esto se busca eliminar contratos que cuentan con “socios de paja”, quienes suben al 100% su energía a la red, reciben ingresos, recuperan todos sus costos y tienen rentabilidad.

Es decir, se ha creado un mercado alterno de energía en detrimento de la empresa del Estado.

Aun cuando la todavía vigente Ley de la industria Eléctrica reconoce como energías limpias a la generada con plantas hidroeléctricas, de geotermia y nuclear, además de la solar y eólica, la Comisión Federal de Electricidad ha sido impedida para obtener Certificados de Energía Limpia (CEL) por la electricidad que produce con las primeras tres tecnologías, por lo que es obligada a cumplir este requisito contemplado en la ley, comprándolos a privados.

Debido a esto, el gobierno considera que el cambio a la Ley permitirá que Comisión Federal de Electricidad tenga en este mercado piso parejo y pueda obtener certificados por la generación de sus plantas, sin importar la fecha de inicio de operaciones, lo cual favorecerá la inversión.

Con la reforma se busca que estos incentivos también sean entregados a las centrales de Comisión Federal de Electricidad, que incluso fueron construidas después de dicha fecha.

 

x

TE PUEDE INTERESAR

Alianza Grupo Sotavento y CBTIS 85, por la educación

*Universidad Istmo Americana, ...